8 noviembre, 2013

Oferta científico-tecnológica

Los sensores y biosensores electroquímicos han demostrado ya su utilidad analítica en diversas áreas, especialmente en el campo clínico, medioambiental y alimentario, debido a su elevada sensibilidad, precisión, capacidad de miniaturización y rapidez de respuesta.

SECTOR DE LA ALIMENTACIÓN

Desarrollo de sensores y biosensores dedicados a la monitorización de analitos de interés como:

– Glutamato, glutamina, sacarosa, lactosa y otros hidratos de carbono

– Etanol y ácido ascórbico, entre otras especies comunes

– Microorganismos de tipo Salmonella, E. Coli, y otras

– Antioxidantes naturales y su distribución en alimentos

SECTOR  CLÍNICO

Desarrollo de biosensores enzimáticos e inmunosensores adecuados para la determinación de:

– Biomarcadores de enfermedades cardiovasculares

– Biomarcadores de procesos cancerígenos

– Biomarcadores relacionados con problemas hormonales o de alergias

Desarrollo de dispositivos de atención inmediata (POCs) para lograr la monitorización de enfermedades como la diabetes, la obesidad o el cáncer.

SECTOR MEDIOAMBIENTAL

Desarrollo de sensores y biosensores fiables y robustos para la determinación de:

– Demanda bioquímica de oxígeno

– Concentración de nitrato o de pesticidas en el agua

– Concentración de explosivos

– Concentración de agentes de guerra químicos o biológicos

Merkoci2 (1)

Cabe destacar que el empleo de sensores basados en polímeros de impresión molecular (MIPs), y de superficies electródicas basadas en grafeno para la detección de gases, la fabricación de inmunosensores para la detección de biomarcadores, o la construcción de biosensores enzimáticos usando nanomateriales, son áreas de trabajo en las que los grupos de investigación de la Red de Sensores y Biosensores Electroquímicos son expertos.

Su experiencia en estos campos se complementa, ya que mientras que unos estan especializados en la preparación de electrodos de distintos tipos, así como en el empleo de nanomateriales, tanto de carbono en sus diversas formas como nanopartículas metálicas o de óxidos, otros han demostrado una amplia experiencia en el empleo de técnicas de análisis de superficies.

Como se puede observar, en los últimos años, la investigación en el desarrollo de nuevos dispositivos de detección basados en estructuras y estrategias diversas ha producido gran cantidad de información muy valiosa, pero aún así, todavía queda por satisfacer el reto del salto a la sociedad, es decir, la demostración fehaciente de la aplicabilidad práctica de estas herramientas.